Món Natura

A veces planificamos nuestras visitas a realizar antes de salir de casa. Pero en nuestra primera incursión al Delta del Ebro únicamente me había mirado información general sin profundizar demasiado en las visitas a hacer.


Vi varias veces el cartel de Món Natura mientras pasábamos por la carretera y se me quedó guardado en el disco duro de mi cabeza. Desayunamos y no teníamos nada planificado.  Món Natura quedaba cerca del camping así que nos acercamos sin saber muy bien que nos encontraríamos.

Compramos las entradas y empezamos la visita. Món Natura se encuentra situado en el borde de la Laguna de la Tancada, rodeado de arrozales y ocupando unas antiguas salinas. El proceso de rehabilitación ha dejado un centro de interpretación del Delta. Es perfecto para ir en familia y existe la posibilidad de realizar visita guiada (adaptada a los peques de la casa) donde ahondar en la idiosincrasia del Delta. Nosotros hicimos la visita sin guía.

Al entrar vemos diferentes balsas que conforman los restos de las antiguas salinas. Este paisaje ya de por si lo hacen diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Las fotos de rigor y nos dirigimos a las barcas de perchar. Las pontonas son barcas de perchar típicas y tradicionales del Delta de Ebro utilizadas en aguas poco profundas. Las barcas van acompañadas con un bastón de madera de más de tres metros que sirve para maniobrar. Antiguamente se utilizaban estas embarcaciones para cazar y pescar sin hacer ruido y acceder a zonas de difícil acceso.

Nos subimos a las barcas como podemos y después de evitar pegarnos un buen remojón intentamos aprender a “navegar”. ¡Pero qué difícil! Da igual que use la fuerza con el bastón como que intente buscar la técnica adecuada. Buffff que torpe que soy, como mínimo consigo mantener el equilibrio. El consuelo es ver al resto de “gondoleros” con los mismos problemas que los míos.  Lo prueba un rato la Mama pero tampoco mejoramos mucho, vuelvo a coger el súper bastón para volver al punto de salida. Por momentos parece que vamos mejorando pero… El último tramo el viento vuelve a actuar y nuevos sudores para llegar al embarcadero, hasta que al final ponemos  los pies en tierra seca. La experiencia ha sido muy divertida, muchas risas, casi nos mojamos y me sirve para comprobar que soy un poco torpe en el oficio de “gondolero”.

Seguimos la visita entrando en el “espai delta”. Proyecciones con la historia de la formación del delta, que la peque utiliza para perseguir a las gaviotas que van apareciendo en el suelo. Exposición con pequeños vídeos de la fauna del delta y finalmente acabamos con un vídeo “Un año en el Delta” donde podemos ver el delta en sus cuatro estaciones. Tendremos que volver con los arrozales en su máximo esplendor.


Nos dirigimos al mirador de 360º. Las vistas son espectaculares. Tenemos a un grupo de flamencos haciendo su vida rutinaria a pocos metros y encima hay telescopios que facilitan la visión. Dan ganas de sentarse y dejar pasar el tiempo mientras observas un documental en tiempo real, pero la peque marca el ritmo y aceleramos un poco la visita.

Seguimos el recorrido, en las barcas de perchar hay overbooking ¡Señores hay que madrugar un poco! Pasamos por otro mirador a nivel de tierra pero tenemos el recuerdo de las vistas del otro mirador. Aprovechamos para ver otro vídeo del programa de recuperación de las salinas.


En el tramo final hay un espacio para la recuperación y reintroducción del “fartet” un pez en peligro de extinción, autóctono de ambientes con salinidad elevada. También hay una pequeña recreación con la vegetación típica del delta. Un poco más adelante una exposición con diferentes artes de pesca y finalmente un antiguo embarcadero. El Papá y la Mamá compran unos libros en la tienda de recuerdos. A la peque le ofrecemos la posibilidad de comprar un muñeco de peluche pero ella ha visto unas sales de baño de color rosa y el peluche ni lo mira. Sales de baño para la peque y regresamos al camping a comer.


La visita es 100% recomendable y especialmente si vas con niños. Una visita esencial si vas por ésta zona del delta.

0 comentarios

La Toscana - Montefioralle

Fecha: Agosto 2013


Tras visitar Greve in Chianti nos vamos a Montefioralle, un pueblo pequeñito y fortificado sobre una colina.  Es probablemente uno de las más antiguos de Chianti y está rodeada de sus muros originales.  

Durante la Edad Media fue uno de los mayores centros militares y administrativos de la zona.

 

El famoso explorador Amerigo Vespucci nació aquí y su hogar natal está situado en la calle principal.


Las calles son estrechas y no se puede circular con el coche, lo que el paseo es tranquilo sin preocuparnos de la circulación. El pavimento es de piedra y las casas también. Las flores decoran los muros haciendo el paseo muy agradable y con unas vistas de las colinas espectaculares.

Es un pueblo pequeño, pero tranquilo y muy bonito, muy recomendable de ir.

0 comentarios

La Toscana - Greve in Chianti

Fecha: Agosto 2013

 

A  unos 30 km de Florencia y a 40 km de Siena llegamos a Greve in Chianti, un pueblo pequeñito con gran encanto.


Nada más llegar dejamos el coche en un parquing de la entrada del pueblo, luego iniciamos la ruta por el pueblo tranquilamente.

Caminando bajo el desolador sol de agosto, nos topamos con un gallo enorme situado en la "Piazza Matteotti", plaza principal de Greve o de las armas. 

Continuamos por  una plaza de forma triangular, rodeada de pórticos. En los laterales de la plaza hay monumentos emblemáticos y gran multitud de tiendas de artesanías, entre los que destacan las cestas de mimbre y los utensilios de madera de olivo.

En el pueblo hay varios museos para ver, la iglesia, el ayuntamiento... también hay una hacienda vinícola que cosecha y elabora vino. Si se quiere se puede ir a ver el museo del vino y ver cómo lo hacen. Nosotros no fuimos ya que lo hemos visto en varias ocasiones.

Paseando vimos innumerables tiendas donde vendían vino de "Chianti" y vimos desde botellas que valían 10€ hasta precios totalmente desorbitados. Íbamos a comprar una botella, pero entre unas cosas y otras, no lo hicimos, la verdad es que tampoco somos mucho de vinos y total, en España tenemos un vino mejor!! ;)


En general el pueblo es bonito de ver y para los aficionados del vino un placer para el paladar. Dicen que el vino Chianti tiene mucha fama, yo como no entiendo... Las inmediaciones del pueblo está rodeado de grandes superficies de viñedos dignos de ver.

0 comentarios

Destino la Platja del Trabucador

Esta es nuestra primera vista al Delta de l’Ebre en familia. Yo vine de pequeño pero los recuerdos son escasos. Después de 3 horas de viaje y abandonar la autopista nos dirigimos a nuestro punto de entrada al Delta por Sant Carles de la Ràpita.  De repente te das cuenta que el paisaje cambia completamente. Ya no solo son los barcos amarrados en el puerto que vemos a nuestra derecha cuando pasamos con el coche. El paisaje es totalmente distinto, las montañas desaparecen y dejan su sitio a campos de arroz donde el horizonte se hace casi infinito. La carretera su vuelve estrecha, sin desniveles y los arcenes vienen acompañados de canales de riego. Estamos en pleno Delta del Ebro e intentamos buscar camping para dormir. Al segundo intento tenemos ya nuestro centro de operaciones situado. 

Seguimos nuestro destino hacia el mar y los campos se transforman en lagunas y humedales donde las aves son las reinas de la fiesta. Ellas hacen su vida mientras nosotros por momentos nos teletransportamos a un documental. No estamos en un safari en África, pero los flamencos, garzas, patos… en plena libertad con el paisaje del mar y los humedales con sus reflejos son una recompensa para la vista. En pocos segundos te olvidas del trabajo y desconectas por completo. Llegamos a la Platja del Trabucador y nos dirigimos a la Punta de la Banya. La carretera deja el asfalto y se vuelve arena. Las vistas son sorprendentes. Estamos conduciendo con el mar tanto a la derecha como a la izquierda, curioso trayecto final hasta llegar a la Punta de la Banya donde aparcamos. Al fondo las Salinas de la Trinitat y las montañas blancas de sal.

Siguiendo la playa se llega a un mirador pero nosotros no llegamos, la peque decidió que jugar con los charcos de agua y la arena era mejor plan. Nos apartamos hacia un lado de la playa, tiramos la toalla y simplemente dejamos pasar el tiempo.

0 comentarios

Subida al Castillo de Montsoriu

Sábado. Llueve, llueve y no para de llover. Llevamos varios fines de semana que la lluvia nos obliga a quedarnos en casa.


Sábado noche. Miro la previsión del tiempo y el domingo tenemos nubes pero ni rastro de agua.


Domingo por la mañana ¡Todos a la furgoneta! El camino es corto, pasamos por Breda y en 20 minutos estamos en el aparcamiento donde iniciaremos la subida al Castillo de Montsoriu.

Iniciamos la subida con el carrito. Son 45 minutos a paso lento desde el aparcamiento. Al lado del aparcamiento hay una caseta de información del Parc Natural del Montseny donde nos dan información e indicaciones. El camino es fácil incluso con carrito, alguna piedra que se mete entre las ruedas y poco más. 

A los 45 minutos estamos en la entrada del Castillo y nos hacemos algunas fotos de rigor. Las vistas a las diferentes montañas y valles que nos rodean son magníficas. El Castillo de Montsoriu es uno de los ejemplos más relevantes de arquitectura militar medieval del Mediterráneo y está considerado el mejor castillo gótico de Cataluña.

Poco a poco y subvención a subvención la restauración continua. A día de hoy existen dos formas de visitarlo, con guía y sin guía. Nosotros elegimos la segunda opción por no esperar demasiado a la salida del siguiente grupo. Nos dan un plano-guía con la información relevante.

 

 

Dentro del castillo se pueden observar: los muros, las torres de defensa y los restos de diferentes estancias. Hablamos únicamente de las paredes y en algunos casos solo podemos intuir la distribución de las diferentes estancias.


Del interior destacamos dos salas. En la primera hay varias maquetas y una reproducción de un cañón. En la otra sala tenemos varias maquetas que muestran la construcción del castillo en diferentes fases. En esta sala han habilitado aseos y varias máquinas de refrescos y cafés.

Os aconsejamos seguir el orden de los números del plano-guía y acordaos de bajar al aljibe donde almacenaban agua.


Recorrido muy recomendable incluso en verano, ya que el camino de subida al castillo pasa por bosques de robles, encimas y pinos que dan sombra.

0 comentarios

Visita guiada por Caldes de Malavella

Cuando viajamos habitualmente lo hacemos por nuestra cuenta, en plan “mochilero” y “furgonetero”, pero esta vez había visto a través de la página de turismo que hacían una visita guiada. Llegamos justo a tiempo de iniciar la ruta y fue todo un acierto. La visita de más o menos 1 hora y media la hicimos un “grupo” de 5 personas, nosotros éramos 3,  de la mano de Alfons Díaz. 

Iniciamos la ruta en la exposición dedicada al Camp dels Ninots que tienen preparada en una sala anexa a la oficina de turismo. El Camp dels Ninots es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Cataluña. Está situado en un antiguo cráter de 500 metros de diámetro. Se han encontrado restos de herramientas líticas y numerosos fósiles de plantas, un rinoceronte, bóvidos, erizos, tortugas, peces... Según Alfons la estrella por el momento es el Tapir, característico de un tipo de clima y vegetación muy concreto, las selvas húmedas. El yacimiento original, en medio de campos de cultivos, no es visitable ya que únicamente se realizan excavaciones por parte de expertos y en épocas muy concretas. La exposición y la excelente explicación de Alfons nos sitúan en la Caldes de hace unos millones de años, casi nada.

Continuamos la vista dirección a la Casa Rosa, donde yo destacaría la puerta modernista. Vemos lo que queda del Castillo de Caldes y sus murallas, y rápidamente nos situamos en la Placeta de Sant Grau.

La Placeta de Sant Grau y sus alrededores es para mi gusto la zona con más encanto de Caldes. Tenemos en pocos metros la Ermita y Glorieta de Sant Grau, las Termas romanas, los restos de la muralla medieval, todo decorado con un jardín con palmeras y la presencia del agua.

Las Termas son parte de los restos romanos del municipio d’Aquae Calidae. Explicación de su funcionamiento y la distribución de la piscina y estancias.

La Ermita y el cementerio anexo de Sant Grau quedó obsoleto por el crecimiento de la población y porque los cuerpos del cementerio no se descomponían y quedaban momificados debido a las aguas termales.

Nos dirigimos hacia la Iglesia de Sant Esteve. ¿Estuvo anteriormente consagrada a Santa María? Investiguen. A mí personalmente me gustó el ábside románico. De la portalada destacar los “calderins” relacionados con Caldes de Malavella y un sarcófago incrustado en la fachada. La fachada principal nos dice Alfons que es igual que la de Santa María de Vidreres, habrá que comprobarlo. El Sr. Díaz saca su vena de “profesor de historia del arte” y nos intenta dar una clase magistral de arquitectura dibujando en la arena de la plaza. Nuestra Princesita al verlo lo imita haciendo sus propios dibujos.

Pasamos por la Rambla de Recolons donde los veraneantes del siglo pasado edificaron sus segundas residencias para disfrutar de las aguas termales.

Una de las últimas paradas fue en la Font de la Mina o Raig de Mel. Probamos el agua caliente con propiedades digestivas, a mí me deja bastante indiferente. Tendremos que probarla con unos buenos garbanzos, sugerencia de nuestro guía.

El final de la ruta nos lleva al inicio del mismo, Cal Ferrer de la Plaça y la Oficina de Turismo donde al ser domingo había un mercado semanal.


Le pongo buena nota a la visita guiada por parte de Alfons Díaz, no me llevo comisión por decirlo.

1 comentarios

Tossa de Mar

A Tossa de Mar hemos ido muchas veces y nunca deja de sorprendernos. Posiblemente estemos hablando de uno de los pueblos con mayor encanto de Cataluña y España. Sus playas y su litoral han conseguido en cierta medida limitar los edificios altos y sin alma que tanto abundan en muchas partes de nuestras costas. Si a ello añadimos su patrimonio histórico donde destaca del resto su recinto amurallado nos encontramos una combinación perfecta. Estos dos aspectos unidos a su situación en la Costa Brava la convierten en un destino turístico de primer orden sobre todo en los meses de verano. 

En nuestras últimas visitas hemos huido del verano para pasear tranquilamente. La Vila Vella y las murallas datan del siglo XII y XIII mayoritariamente, pero estuvo habitada por romanos e iberos. Esta zona merece un paseo sin prisas, admirando las torres defensivas de la muralla, las casas y calles empedradas.  Los niños pueden andar “libremente” ya que la circulación de coches está restringida. Todo paseo debe pasar por la subida a lo alto de la zona amurallada donde se encuentran las ruinas de la iglesia de Sant Vicenç y contemplar las vistas de la costa. Podríamos hablar de la Casa del Batlle de Sac, del Far de Tossa, del monumento a Ava Gardner pero sobretodo destaca la harmonía del conjunto que de momento a día de hoy consigue transportarnos a otra época. En verano habrá que conformarse  de añadir al paisaje la multitud de visitantes.


Una caminada por el paseo marítimo para contemplar las vistas de la muralla o sentarse en una terracita a hacer un helado puede ser otro de los planes para disfrutar de la ciudad. Si no hace calor te tumbas en la arena a hacer la siesta. Al que le guste la historia y quiera algo más puede acercarse a ver la vil·la romana dels  Ametllers justo delante del hospital de Sant Miquel.


Y si el tiempo lo permite, observar la iluminación de la muralla desde la playa puede ser otro aliciente más a añadir.

0 comentarios

Murallas y Torres de Hostalric

El paseo de esta mañana ha sido muy fácil. A veces dejamos de visitar nuestros pueblos y ciudades más cercanos. Es como si ir a un sitio sin horas de coche o avión por medio no tuviera sentido. Pues nosotros hemos cogido el coche y en 5 minutos estábamos en Hostalric. 

La primera parada ha sido en la Domus de Sent Soví. Desde el exterior buenas vistas al Castillo de Hostalric y parte del pueblo. La Domus de Sent Soví aparte de ser el centro de información turística organiza diferentes talleres de cocina. Anteriormente fue una fábrica de tapones de corcho y una escuela. Queda apuntado por si algún fin de semana nos cuadra en la agenda.

Al Salir de la Domus destaca la Torre dels Frares. Sus 33 metros de altura servían para defender la ciudad ya que se encontraba separada de la antigua muralla defensiva, actualmente después de la restauración acoge una sala de exposiciones.

Destrás de la Torre dels Frares está la Casa de la Vila o ayuntamiento. Antiguamente era un Convento de San Francisco de Paula. De la fachada principal destaca su balcón. 

Seguimos caminando hasta llegar a la Plaça del Bous donde la peque se entretiene en un parque y compramos el pan para comer.  Nuestro siguiente destino la Iglesia de Santa María dels Socorrs, entramos  y encendemos la vela de rigor.

Se empieza a hacer tarde para la hora de la comida y deshacemos el camino bordeando la muralla exterior. Otro día con más calma nos acercaremos de nuevo al Castillo.

0 comentarios

Sa Riera - Begur

En nuestra primera visita a Begur únicamente fuimos a una playa, estuvimos en ella dos días. Puede ser el lugar perfecto para iniciar excursiones por los caminos de ronda a las playas y calas cercanas, mucho más vírgenes, pero lo dejamos para otra ocasión. Los dos días de playa los aprovechamos para impregnarnos de sol, para guardar vitamina D hasta la siguiente temporada y para acumular horas de sueño o descanso. 

Sa Riera recibe su nombre de una riera que divide la playa en dos mitades. En nuestra visita la fuerza de la riera se quedaba al final del paseo marítimo. Junto al paseo también encontramos antiguas casas de pescadores tradicionales con alguna nueva construcción no muy  acorde con el resto.  Los restaurantes, bares y tiendas son perfectos para refrescarse mirando al mar con las Illes Medes de fondo. Si se quieren emociones más fuertes en el Club Náutico se ofrecen otras actividades, mejor informase allí de la oferta.

0 comentarios

Begur

Aprovechando los últimos días de sol y el puente de la Diada de Cataluña, nos acercamos a Begur un par de días.  Para estos días escogimos el Camping el Maset, queríamos un camping cercano a la playa y en nuestro caso estábamos a 5 minutos andando, perfecto.

El municipio de Begur está enclavado en la Costa Brava y aunque el núcleo antiguo se encuentra a varios kilómetros del mar, el litoral se encuentra salpicado de decenas de urbanizaciones alrededor de sus más 8 playas y calas. En verano su población se multiplica por más de 10 pasando de los 4000 y escasos habitantes a los más de 40000.

Aparcamos la furgoneta cerca de la Plaça Forgas, mirador excepcional del núcleo antiguo, fotos de rigor y seguimos paseando.  La Casa de la Vila, la Iglesia, las casas de Indianos nos acompañan hasta la subida al Castillo o los pocos restos que quedan de él. La subida es relativamente fácil y las vistas merecen el poco esfuerzo. Las Islas Medas y en el lado opuesto Palamós hacen que nos quedemos un rato observando las vistas y la peque aprovecha para jugar un rato. Hay que tener cuidado ya que el lugar no ofrece la seguridad para la niña que desearíamos.

La bajada la realizamos pasando por la ermita de Sant Ramón, con más miradores. Y más abajo la torre del mismo nombre. Las antiguas torres medievales dispersas por el pueblo es otro de los rasgos característicos de Begur.

Seguimos con un helado sentados en el banco de piedra, Es Pedrís Llarg, viendo un rato la vida pasar. Y ya de camino al coche… sorpresaaaaa. Empezaba una fiesta de la espuma. Voy a la furgoneta  a por ropa de recambio y toallas. Dejamos que la niña, mejor dicho la madre se reboce en espuma y nos volvemos a casa.

0 comentarios

La Toscana - San Gimignano, el Manhattan medieval

Fecha: Agosto 2013

 

Después de visitar Volterra y comer, fuimos a San Gimignano, un pequeño pueblo amurallado de origen medieval. Está situado en lo alto de las Colinas de la Toscana, a 35 minutos de Siena y Florencia. 

Este pueblo se le podría considerar el Manhattan medieval. Es famoso por su arquitectura medieval especialmente sus torres y en 1990 su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

Las familias adineradas competían entre sí por la construcción de torres más altas, que simbolizaba más poder y riqueza, y servían como hostales y fortalezas para lo peregrinos que iban dirección a Roma. En la actualidad se conservan cerca de 15 de las 72 torres que había en su momento. 

El centro del pueblo está amurallado y se entra por la “Porta San Giovanni”, sus calles son de piedra juntamente con la mayoría de sus edificios y se ha de aparcar el coche a fuera de las murallas, ya que el trafico está restringido.

Sus calles están llenas de tiendas muy bonitas, en algunas de ellas aún guardan algo de la esencia medieval, y aquí… conocimos a la nueva e inseparable compañera de viaje de nuestra peque: LA PITI!!! 

Nosotros estuvimos paseando por la tarde y la verdad es que con el calor que hacía la sombra que proyectaban los edificios se agradecía.

 

Para lo pequeño que es el pueblo es bastante turístico, aunque pasear por sus calles no se convierte en misión imposible y aún se podía ir más o menos tranquilamente.

 

Mucha gente que va a la Toscana visita PISA-SIENA-FLORENCIA y algún que otro pueblo, pero la Toscana es mucho mas y la visita de San Gimignano tendría que estar entre los imprescindibles a visitar.

0 comentarios

La Toscana - Volterra, ciudad etrusca y escenario de Crepúsculo

Fecha: Agosto 2013


Continuamos nuestro recorrido por la Toscana visitando la ciudad de Volterra. Antiguamente era conocida por sus más de 2000 años de historia con el rastro de los etruscos pero actualmente, la película Crepúsculo se ha encargado hacerla famosa entre los adolescentes que buscan los escenarios de la película.


Nosotros fuimos por la mañana temprano y la verdad es que no había mucha gente, se paseaba muy bien por las calles, las tiendas estaban casi vacías… lo que en el centro no se podía aparcar, en la entrada de la ciudad había un parquing donde dejamos el coche y fuimos caminando por una paseo al lado de la carretera con bancos y unas bonitas vistas a los campos.

La ciudad tiene sus orígenes en el siglo VII AC y se convirtió en una importante capital Etrusca en el siglo III aC alcanzando una población de 25.000 habitantes. Posteriormente, pasó a ser romana.


La ciudad está enmurallada ya que en la edad Media tenía un papel crucial en las luchas entre Siena y Florencia. 

El recorrido por sus calles y casas es precioso, igual que es imprescindible la visita al teatro romano y centro arqueológico.

En general, la visita nos gustó bastante, ya que preferimos salirnos un poco los típicos sitios muy turísticos llenos  de gente, dónde apenas puedes caminar, ni apreciar la esencia del lugar.


1 comentarios

La Toscana - Lucca

Fecha: Agosto 2013

 

Tras visitar Pisa, nos dirigimos a la ciudad de Lucca, donde encontramos muchas iglesias medievales con forma de basílica construidas con ricas fachadas arqueadas y campanarios, algunos del siglo VIII.


El centro histórico está limitado a los vehículos de los residentes, por lo tanto, aparcamos el coche a las afueras de las murallas.

Primero nos paramos en un parque bastante grande a pie de la muralla a hacer un pequeño tentempié y descansar. Tras la pausa, vamos paseando tranquilamente por las murallas que rodean la ciudad. En el trayecto nos encontramos varios parques, gente paseando, corriendo, en bici, patines… 


El recorrido es muy amplio y decidimos entrar en el casco antiguo, pero lo mejor de todo... alquilamos 2 bicis para recorrerlo, cosa muy típica y que facilita la movilidad, aunque cuando vas por las calles más céntricas se ha de ir con cuidado porque hay mucha gente.

 

Los edificios más emblemáticos son:



La Torre Guinigi


Es una torre de 44,25 m de altura y una de las pocas torres que se mantienen en pie en la ciudad.


La característica principal, y por lo que es más conocida, es la presencia de un jardín con algunas encinas en su parte superior convirtiéndose en uno de los símbolos del renacimiento.

La Catedral y Plaza de San Martín

La catedral de San Martín está situada en el centro de Lucca, es un templo católico fue el primer templo edificado por el santo San Frediano muerto en 588. 

El templo posee un rico interior con numerosas obras de arte como del siglo XIII.

La Iglesia de San Miguel en Foro

Es una iglesia católica construida sobre el antiguo foro romano. Se encuentra en la Plaza de San Miguel,  sobreelevada y rodeada por columnas de mármol conectadas por cadenas de metal y está flanqueada por una hilera de edificios medievales.


La plaza del anfiteatro 

Es una plaza construida sobre las ruinas del antiguo anfiteatro romano del siglo II dC, que determina la forma elíptica cerrada característica de la plaza.


La plaza nació en la Edad Media, con el paso de los años se fueron construyendo distintos tipos de construcciones: almacenes, polvorines y cárceles entre otros.


Hoy en día, el perímetro de la plaza se halla aproximadamente a 3 metros del antiguo anfiteatro romano. En algunas de las tiendas aún hoy son visibles las estructuras arquitectónicas de la época republicana. 

   

La verdad es que me sorprendió muy gratamente, tanto sus calles empedradas, sus plazas, edificios, paseos… y al ser un sitio fuera de lo típico no te encuentras grandes aglomeraciones de gente como por ejemplo en Pisa, con lo que puedes disfrutar y admirar más del entorno.


La plaza del Duomo de Pisa es muy bonita, no lo voy a negar, pero Pisa, no tiene mucho mas, y cuando vas, ya sabes lo que te vas a encontrar. En cambio Lucca, no suele estar entre los sitios más visitados por los turistas y merece la pena visitar. 

0 comentarios

La Toscana, Pisa

Fecha: Agosto 2013


El 3º día decidimos ir a Pisa a ver entre otras cosas, la famosa torre inclinada y la ciudad donde nació Galileo Galilei. 

Entre los monumentos más importantes de la ciudad está la célebre “Piazza dei Miracoli”, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. 


La Piazza dei Miracoli o Piazza del Duomo (Plaza de los milagros o de la catedral) es una amplia área amurallada en el corazón de la ciudad de Pisa, renombrada como uno de los principales centros de arte medieval del mundo. 


Dentro de la plaza hay cuatro grandes edificios religiosos: El Duomo o catedral, la Torre inclinada de Pisa (campanario de la catedral), el Baptisterio y el Camposanto.

 

Para entrar a ellos tienes dos opciones, o comprar entradas individuales o comprar la del conjunto y ahorrarte algo de cola.

 

Tuvimos la mala suerte de que nada más llegar a la plaza empezó a llover muchísimo y nos resguardamos en unas viseras y unos pasillos que había en Camposanto. Al cabo del rato, paró de llover y pudimos seguir la visita sin ningún problema. 


El primer edificio a visitar, fue el Duomo, corazón de la Piazza dei Miracoli. La catedral medieval es una basílica de cinco naves, construida en mármol entre los años 1064- 1118 y dedicada a la Asunción de la Virgen.

El interior está cubierto de mármol blanco y negro y tiene una techumbre dorada y una cúpula con frescos. Fue ampliamente redecorada después de un incendio en 1595, que destruyó la mayor parte de obras de arte medievales.

En esta plaza surge la llamativa torre inclinada, del siglo XII, con una altura de 58,36 metros, que sufrió su característica inclinación inmediatamente después de iniciarse su construcción. 


Este hecho es debido a la naturaleza pantanosa del terreno sobre el que está situada la ciudad, que en muchos casos cede y se asienta con el peso de estas edificaciones. Este asentamiento también sucede en muchos campanarios y edificios en Venecia.


 

En la universidad en alguna que otra clase de geotecnia y de cimentaciones nos hablaron de la problemática de dicha torre… pero vamos, que si lo hubieran hecho bien, probablemente no hubiera tenido tanta fama.


La Torre es el campanario de la catedral. Tiene una inclinación de unos 4° extendiéndose 3,9 m de la vertical. La torre tiene 8 niveles, una base de arcos ciegos con 15 columnas, 6 niveles con una columnata externa y remata en un campanario. Hay una escalera interna en espiral para subir; con 294 peldaños por delante, un carrito y nuestra peque de 1 año, preferimos admirar la torre desde fuera y hacernos alguna que otra foto.


El tercer edificio es el Baptisterio dedicado a san Juan Bautista. El edificio se comenzó a mediados del siglo XII hasta el siglo XIV. Es el baptisterio más grande de Italia con una circunferencia de 107,25 metros. 


En el centro está la pila de agua bendita octogonal con la escultura de san Juan Bautista en el centro.


Por último está “El Camposanto monumentale”, que es un cementerio tapiado. Se dice que se erigió sobre un cargamento de tierra sagrada procedente del Gólgota, traído a Pisa durante la Cuarta Cruzada por Ubaldo de Lanfranchi, arzobispo de Pisa en el siglo XII.


El edificio de este claustro enorme, rectangular es de estilo gótico, y se inició en 1278 hasta 1464. La mayor parte de las tumbas están bajo arcadas, aunque algunas están en el prado central. El patio interior está rodeado por elaborados arcos de medio punto con finos parteluces y tracería plurilobulada.

 

La verdad es que la Plaza y los cuatro edificios son preciosos y merece la pena ir a visitarlos. En el lateral hay varias paraditas de recuerdos y cosas varias para chafardear y comprar. 

 

Haciendo memoria, es curioso que estos monumentos se construyeran con piedras de los edificios de Ostia Antica, la cuál visitamos hace unos años. Cuando fuimos en su momento, ya nos quedamos impresionados... imagínate como sería en su pleno esplendor... espectacular!


Tras un buen rato en la Plaza, dimos un paseo por los alrededores pasando por el río Arno y volvimos al coche camino a Lucca.


Pisa es una ciudad a la que hay que ir si vas a la Toscana o a Italia, pero como en muchas otras ciudades turísticas la fama provoca legiones de turistas sobretodo en las horas centrales del día. La "Piazza dei Miracoli" es Pisa y aunque algunas guías ofrecen otras alternativas poco más puede ofrecer.

 

Información plaza-tikets


0 comentarios

La Toscana - Montespertoli, centro de operaciones

Fecha: Agosto 2013

 

La Toscana es una región situada en el noroeste de Italia. Es muy conocida por sus principales ciudades como Florencia, Pisa o Siena, por sus grandes extensiones de viñedos y por las innumerables películas que se han rodado en la zona.

 

Nosotros como centro neurálgico de operaciones, queríamos un sitio que fuera lo suficientemente céntrico en el cuál para ir a la ciudad más alejada tuviéramos como mucho una hora y poco en coche; que tuviera el encanto de los viñedos de la zona; que fuera como un apartamento en el que podernos hacer la comida, tuviera piscina para refrescarnos y no fuera muy caro.

Y después de buscar y rebuscar encontramos la casa rural: “Il Molino del Ponte” en Montespertoli que cumplía todos nuestros requisitos, y los dueños tenían un trato muy amable y familiar. Sabían muy poquito de español y nosotros nada de italiano, pero como españoles e italianos somos primos hermanos, no hubo ningún problema de comunicación y la peque acabó el viaje chapurreando algunas cosillas de italiano.

La verdad es que para llegar a la casa rural, al principio dimos un poco de vuelta, porque en la dirección que ponía el ebooking no se correspondía. Pero si vas con un mapa lo encuentras rápido, es muy grande, tiene una gran pizzería justo al lado, que es de la misma casa rural. El campo de futbol municipal y las piscinas están también al lado, pero al ser tan grande, es todo muy tranquilo.

Montespertoli se encuentra en las colinas de la zona vinícola de Chianti, en la Toscana. Y está a 25 km de Florencia, Siena, Pisa, Volterra y San Gimignano.

 

Hay varios famosos castillos de la zona, incluyendo Lucardo, Botinaccio, Poppiano, Montegufoni y Sonnino, y la iglesia renacentista de San Andrés en Montespertoli.

 

La verdad es que no exploramos mucho la zona, únicamente íbamos al supermercado del pueblo a comprar comida, nos íbamos por la mañana a visitar pueblos y ciudades, volvíamos por la tarde, nos metíamos en la piscina, duchita, cenar y dormir.

 

Casa rural Il Molino del Ponte

0 comentarios