La Turbie

Fecha: Agosto 2013

 

Llegamos ya de noche a la Turbie, situada en la Riviera francesa, se alza por encima del Principado de Mónaco, entre Niza y Menton. Nuestro hotel estaba situado justo en el casco antiguo del pueblo.

Las calles empedradas eran estrechas, el entorno de casas antiguas de piedra muy bien conservadas y adornadas con bonitas flores que te hacía retroceder en el tiempo, mientras dabas un agradable paseo.

Por la mañana, después de desayunar, fuimos a dar una vuelta por el pueblo, iniciando el recorrido por el casco antiguo, acabando en las ruinas y pasando por un quiosco a comprar un periódico de la zona para estar informados de las noticias principales y a su vez guardarlo de recuerdo, a parte del imán de rigor.

El pueblo medieval de La Turbie es famoso por su monumental Trofeo de Augusto junto un afloramiento de piedra caliza llamado “Tête de Chien” (cabeza de perro).

La Turbie se construye, en parte, con las viejas piedras: recuperado de las ruinas del Trofeo de los Alpes (Trofeo de Augusto), un monumento construido por el emperador romano Augusto para celebrar su victoria sobre las tribus ligures que vivieron en las montañas de la zona y atacaban a los comerciantes responsables el comercio romano.

 

El pueblo tiene unas magnificas vistas de la Costa Azul, impresionantes las vistas de Mónaco, y un rico y variado patrimonio junto al Parque Natural de la Grande Corniche.


Sin duda, nuestra elección de hacer una parada técnica aquí fue muy acertada. Luego volvimos al coche y nos pusimos rumbo a La Toscana.

Escribir comentario

Comentarios: 0