Abizanda y su Castillo

Aprovechamos nuestra ruta hasta Bielsa para hacer una parada en Abizanda. Nos gusta viajar sin prisas, intentando degustar cada parte de un viaje. Un helado y un sol de primavera a 23 grados eran ideales para pasear. Con el reloj parado y a la sombra de un árbol nos situamos frente al Castillo Torreón de Abizanda.

El Castillo de Abizanda se construyó en el 1023 como línea defensiva ante los territorios musulmanes. La torre destaca sobre todo el pueblo. A sus 24 metros de altura hay que añadir su localización sobre una colina. Curioso es el emplazamiento de su puerta de entrada situada a 7 metros de altura y curioso también el cadalso que recorre su perímetro en la quinta planta.

Después del helado y las fotos de rigor paseamos por el pueblo dirección al coche. A la salida vemos a un pastor con cabras y ovejas. Paramos para que la peque vea el rebaño y charlamos un rato con él. Para otro viaje nos dejamos su famosa casa de títeres, siempre hay que tener una excusa para volver.

Escribir comentario

Comentarios: 0