Mallorca - Sóller y su puerto

Fecha: Agosto 2009

 

Alrededor de la 13h llegamos a Sóller, no tuvimos problemas en aparcar y fuimos a dar una vuelta por sus calles tranquilamente.

 

Llegamos a la plaza de la constitución, dónde se alza la majestuosa Iglesia de Sant Bartomeu, proclamada bien de interés cultural en el 2003.

Es la Iglesia más primitiva de Sóller fue dotada el año 1236 por el Paborde de Tarragona Ferrer de Sant Martí. Este templo, de tradición románico gótica, se reparó a partir de 1370 por amenaza de ruina. A finales de ese siglo, esta construcción primitiva fue substituida por otra, alargándose las obras hasta finales de la siguiente centenario. A lo largo del XVI también se realizaron diferentes intervenciones para subsanar problemas estructurales.

En 1904-1947 se realizó la reforma modernista de la fachada por el arquitecto catalán y discípulo de Gaudí, Joan Rubió i Bellver. Constituida por tres arcos ojivales, flanqueados por dos ángeles que dan cobijo a la estatua de San Bartolomé, patrón de la ciudad, y rematada con una estructura escalonada.

 

Admirarmos la iglesia durante un rato sentados en un banco. En la misma plaza se encuentra el Banco de Sóller, construido en el año 1889 y declarado bien de interés cultural en 2000. Tenía la finalidad de custodiar el capital acumulado por los emigrantes que retornaban de Francia y América.

Es obra del mismo arquitecto que diseñó la fachada de la iglesia, Joan Rubió i Bellver y se reformó en 1910-1912.

 

Continuamos la visita y nos dirigimos hacia la estación del tranvía para ir al puerto. A modo orientativo, cada media hora aproximadamente suele salir uno y la duración del trayecto hasta el puerto es de unos 25 min. Aunque conviene llegar pronto a la estación para coger sitio ya que actualmente es un referente turístico y se llena enseguida.

Fue inaugurado el 4 de octubre de 1913, su trazado es obra del ingeniero Pedro Garau, con una longitud de unos 4,8 Km un ancho de vía de 914 mm y con únicamente 2 estaciones.

El tranvía pasa por las calles de Sóller, puentes arquitectónicamente preciosos (a mi, MªCarmen, me encantan los puentes), por su valle famoso por sus huertos de naranjos y bancales de olivos milenarios; y rodea parte de la costa hasta llegar al puerto.

 

El valle y las circundantes montañas por las que transcurre su trazado, pertenecen a la 'Serra de Tramuntana', declarado Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2002.

 

El trayecto merece la pena realizarlo, ya que el paisaje es inigualable y de una gran belleza. La verdad es que con otros medios de transporte se llega antes, pero ya que estás de vacaciones, hay que relajarse y disfrutar.

Una vez llegamos al puerto de Sóller, la verdad es que teníamos muchiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima hambre, así que qué mejor que sentarnos en una terracita delante del puerto y hacernos un pequeño homenaje con unos mejilloncitos ricos ricos y una buena paella.

Después de comer fuimos a dar una vuelta por el puerto, precioso y digno de estar incluido en el patrimonio de la humanidad de la "Serra de Tramuntana". Es un puerto natural no muy grande y tiene una playa llamada playa d'en Repic que es bastante tranquila.

Una vez reposada la comida, nos dimos un bañito en la playa. Seguidamente cogimos el tranvía de vuelta a Sóller y nos pusimos rumbo a nuestro siguiente destino, Sa Calobra.

Escribir comentario

Comentarios: 0