Ostia Antica - Puerto Comercial de la Antigua Roma

Fecha: Julio 2009

 

El 6º día que estuvimos en Roma, decidimos dedicar la mañana a visitar Ostia Antica. Está a unos 30 km de Roma y para llegar cogimos el metro hasta Piramide y luego el tren hasta Ostia Antica y después de caminar unos 10 minutos llegamos .

Al entrar en el reciento, te quedas maravillado, porque no es el típico destino que la gente tiene en la cabeza cuando piensa en Roma, y la verdad es que merece la pena visitarlo. Paseando por sus calles te puedes hacer una idea de cómo era la vida en aquellos tiempos ya que los edificios, templos, tiendas...están bastante bien conservados, mejor incluso que el famoso Foro de Roma.

 

El conjunto es muy grande, no hay muchos turistas, al menos cuando nosotros fuimos, lo que hace que puedas pasear tranquilamente, entrar en casas, admirar el conjunto... pero hay que tener en cuenta que cuando hace calor, no hay casi sombra ni puestos de agua, así que hay que ir provistos de crema solar y agua.

En tiempos de la República, Ostia Antica era el principal puerto comercial de Roma y una base militar para defender la costa y la desembocadura del Tiber. Fue fundada por Anco Marcio, uno de los reyes de Roma, en el siglo VII aC. La mayoría de los edificios visibles más antiguos que se pueden apreciar hoy día, datan del siglo III aC.

 

La ciudad contaba con todos los servicios que requería una ciudad de su tiempo; como un famoso faro, letrinas públicas, organizadas como una serie de asientos,un gran teatro, termas públicas, 18 templos dedicados al dios persa Mitra, una sinagoga judía, una basílica cristiana y un servicio de bomberos. Aún pueden apreciarse varios mosaicos muy bien conservados.

 

El declive de Ostia comenzó en el siglo IV coincidiendo con el del comercio y se agravó con una epidemia de malaria. Durante la Edad Media los ladrillos de los edificios de Ostia, fueron usados para otras construcciones como por ejemplo la Torre de Pisa.

 

En resumen, es un lugar para visitar. Personalmente me impresionó y lo recomiendo, tanto por su riqueza histórica, como por la inmersión en el tiempo que puedes hacer durante un rato.

Escribir comentario

Comentarios: 0