Un domingo en Amer

Después de un tiempo sin actualizar volvemos a la carga con más relatos de escapadas de fin de semana. El domingo pasado aprovechamos que el tiempo acompañaba para hacer una excursión por Amer. Llegamos a las 11:30 y nos fuimos directos al Monasteri de Santa María.

 

Después de la misa aprovechamos para pasear por la plaça del Monasteri y nos dirigimos hacia la Plaça de la Vila. La Plaça de la Vila es una plaza porticada donde desde el siglo XVI se celebra el mercado y los pórticos guarecían a los mercaderes de las inclemencias del tiempo. Lo cierto es que el conjunto de la plaza, las viviendas que la rodean y sus pórticos bien merecen una parada. Aprovechando que el sol hace acto de presencia la plaza se llena de vida, los niños a jugar y los padres y excursionistas varios a ocupar las mesas de los bares bajo los pórticos. Hacemos parada en un bar donde damos de comer a la peque y nos tomamos un refresco. Con la barriga llena la peque pide ir a la plaza a jugar y nos pasamos un buen rato corriendo de un lado a otro. Iniciamos el camino de vuelta al coche callejeando por el pueblo y nos pasamos a ver el ábside del Monasteri de Santa María.

 

De camino al coche me sorprende la situación de la Ermita de Santa Brígida situada sobre una roca en lo alto de la montaña. Un grupo de parapentistas rodean la ermita añadiendo más ingredientes a nuestra postal de despedida.

 

webspobles.ddgi.cat/sites/amer Ayuntamiento Amer

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0